Dom. Oct 2nd, 2022

Aunque en el pasado el interés general por el pole dance era muy limitado, podemos decir con total certeza que su popularidad se ha incrementado en los últimos años. De hecho, es difícil que hoy en día no conozcamos a alguien que practique esta disciplina, así como también es difícil encontrar a un deportista que nunca se haya lesionado.

El comentario lo hacemos totalmente adrede. Y es que una de las principales preocupaciones de quienes desean convertirse en poleristas es precisamente los riesgos implicados. Porque, como en casi todas las tareas que abordamos, los hay, pero esto no quiere decir que sean la regla.

Conscientes de estos temores, en Pole Dance Venezuela consideramos esta una buena oportunidad para hablar sobre este tema. A continuación, desglosaremos las lesiones físicas más comunes en el pole dance, por qué ocurren y, por supuesto, cómo prevenirlas en función de la evidencia científica y la opinión de un experto.

¿Son comunes las lesiones en el pole dance?

Partamos de las preguntas más comunes: ¿practicar pole dance implica vivir lesionados? ¿Son frecuentes las lesiones durante el entrenamiento o las competencias? Pues bien, la respuesta es la que daría cualquiera que sepa de actividad física y fitness: no, siempre que se practique con precaución y supervisión.

Imagina un partido de fútbol. Los jugadores se mueven de un lado de la cancha a otro con sus contrincantes siguiéndolos y dispuestos a patear el balón siempre que haya oportunidad. Aunque pocos se preocupan por ello, el riesgo de recibir una patada o una caída grave es elevado; sin embargo, la presencia de jueces, el comportamiento deportivo y la conciencia ayudan a reducirlo.

Algo similar ocurre en el pole dance. Es bien sabido que sostener el propio cuerpo desde lo alto de una barra no es tarea sencilla. Para lograrlo, antes los poleristas llevan a cabo un arduo entrenamiento cardiovascular y de resistencia muscular. Muchos también trabajan la flexibilidad con clases complementarias de yoga y pilates.

De este modo, preparan su cuerpo para las demandantes acrobacias de esta disciplina. Pero en el proceso, pueden ocurrir lesiones físicas por diferentes causas. Por ejemplo, por abordar ejercicios para los que el cuerpo aún no está preparado; por falta de concentración o por movimientos imprudentes.

Los beneficios y los riesgos del pole dance; esto dice la ciencia

Y ya que hablamos de la preparación previa, conviene citar una investigación publicada en la revista Sports Med Phys Fitness en 2020; su objetivo fue evaluar los aspectos positivos y negativos del pole dance en mujeres y arrojó resultados muy interesantes.

Al comparar a 30 poleristas con 30 mujeres jóvenes sin entrenamiento, descubrieron que las primeras poseían una fuerza muscular significativamente mayor y una mayor flexibilidad de los músculos de la espalda y los isquiotibiales en comparación con los controles no entrenados. Además, tenían significativamente menos grasa corporal y más masa muscular en las extremidades superiores en comparación con el grupo de control.

Sin embargo, el mismo estudio reveló que, durante los dos años de preparación para la disciplina, 36,7% de las bailarinas habían sufrido lesiones agudas; estas fueron principalmente lesiones musculares, de la articulación del hombro y de la muñeca. Mientras que 80% de ellas había sufrido una lesión crónica.

La opinión de un experto

Pero siempre conviene consultar la opinión de un profesional para conocer más a fondo la naturaleza de los problemas en el deporte. Alexander Chaviel, un terapeuta integral con una larga trayectoria atendiendo las lesiones de poleristas en Caracas, lo confirmó en una entrevista concedida a Pole Dance Venezuela recientemente.

Sobreuso y mala praxis, las dos principales causas de lesiones en pole dance

“Opino que hay dos tipos de lesiones comunes en el pole dance”, explicó, “lesiones por sobreuso y lesiones por mala praxis”. Un ejemplo de la primera sería “la tendinosis del supraespinoso o el engrosamiento del mismo”, que, a su parecer, es “muchas veces mal diagnosticado como tendinitis”.

Vale destacar que, aunque los términos suelen usarse de manera indistinta, técnicamente son diferentes. La tendinitis es la inflamación del tendón, mientras que la tendinosis se refiere al dolor y degeneración del tendón; ambas pueden ocurrir debido a sobreuso.

Mientras que las lesiones por mala praxis constituyen “las rupturas parciales de los tendones del semimembranoso o el semitendinoso”, continuó Chaviel. Esta “puede ocurrir cuando los poleristas intentan hacer spagat o Split”, una postura conocida en español como apertura de piernas.

Hablamos de una de las posturas más representadas en la cultura popular, por lo que incluso quienes no están en el medio podrán reconocerla. Las piernas se alinean frontalmente extendidas en direcciones opuestas, formando un ángulo de 180°. Para ello, es imprescindible un entrenamiento previo y el desarrollo de flexibilidad; cuando se cumple esto, hay mala praxis y el riesgo de lesiones es elevado.

Las lesiones físicas más comunes en el pole dance

En general, las lesiones físicas asociadas a la práctica de pole dance son variadas: pueden ser tan simples de resolver como las quemaduras y hematomas causados por el roce con la barra; mientras que, en algunos casos, como los reportados en el estudio citado, pueden prolongarse.

Las poleristas afirman que las lesiones más comunes (en lo que respecta a la práctica habitual) son los moretones. Xavier, como terapeuta integral que las apoya en situaciones más compleja, dice que el dolor se centra “en lumbares y abductores, pero principalmente hombros”.

Ahora bien, en 2019, un equipo de investigadores lanzó una encuesta global en línea para evaluar precisamente este aspecto. Sus resultados apoyan el testimonio del experto. En efecto, las más comunes (54,5%) ocurrían a nivel de los hombros; a esta siguieron las de la muñeca (34,2%) y la espalda (24,7%).

Lesiones a nivel de los hombros

No es de extrañar que los hombros sean los protagonistas en este tema. Aunque las piernas son grandes aliadas en esta disciplina, son los hombros y los brazos los más usados para ascender por la barra y realizar acrobacias. Los movimientos bruscos, repentinos o mal ejecutados pueden dejarnos con una cita segura con el fisioterapeuta y quizás semanas de reposo.

Los problemas en los hombros suelen llegar debido a que “la carga física está por encima de la capacidad de regeneración del cuerpo”, en el caso del sobreuso. Además, existen factores ajenos al pole dance que pueden exacerbar el riesgo, la gravedad de las lesiones y la recuperación de estas; por ejemplo, la postura al trabajar, al dormir o llevar a cabo otras actividades de la vida diaria.

“La hipercifosis, la postura encorvada, afecta demasiado a los hombros, siendo el más afectado el músculo supraespinoso y su tendón”, explicó el experto, con base en su experiencia atendiendo a poleristas. Y vale destacar que esto no solo puede afectar en el pole dance, sino también a otros deportistas.

No todas las lesiones en el hombro ocurren en el manquito rotatorio

Y hablando de ello, Chaviel destaca algo muy importante al respecto: no todas las lesiones en el hombro ocurren en el manguito rotatorio. “Cada uno de los tejidos que rodean al hombro tienen nombre y apellido”, y no son pocos, explica, “por ello cada uno de ellos se puede lesionar por separado o en conjunto”.

He allí la importancia de acudir a un especialista que haga un diagnóstico certero. Solo este, en función de su observación y evaluación, podrá indicar el tratamiento más adecuado. Y cabe resaltar que su acierto incidirá en aspectos como el tiempo de recuperación y la calidad de la misma.

Lesiones en la muñeca

La muñeca es otra de las áreas más afectadas, en especial entre quienes se inician en la disciplina. Sus lesiones pueden ir desde moretones y quemaduras hasta alguna forma de tendinitis o el temido síndrome de túnel carpiano, también popular entre ciclistas. Estas últimas también suelen requerir terapias prolongadas y reposo para poder sanar por completo.

Lesiones en el área lumbosacra

“Otra área que se lesiona mucho es el área lumbosacra, creo que es la falta de compensación muscular de las piernas y caderas respecto al torso”, añadió respecto a las lesiones por mala praxis. Sin embargo, reconoce que esto también puede depender del estado de salud previo del quien lo practica.

En definitiva, ¿se pueden prevenir las lesiones al practicar pole dance?

A pesar de ello, sí se pueden prevenir las lesiones en el pole dance. Para ello, es indispensable practicar en un lugar con las condiciones adecuadas para ello; esto implica higiene, la instalación y revisión continua de las barras y, por supuesto, una correcta supervisión e instrucción de parte de entrenadores cualificados.

Además, otro aspecto importante es considerar el estado de salud de cada persona antes de iniciarse o, al menos, durante el proceso. Si bien casi todo el mundo puede practicar pole dance, tal y como indica Chaviel, es un hecho que la edad de inicio, la postura y el estilo de vida influirán en el desempeño y en el riesgo de lesiones. Todo esto también se toma en cuenta en otros deportes.

Para terminar, volvemos a la idea que planteamos inicialmente. Todo lo que hacemos en nuestra vida conlleva riesgos, pero identificarlos y comportarnos de manera prudente puede reducirlos significativamente. Y aunque suene como lago demasiado lógico, es la forma más efectiva de evitarlas.

Ahora cuéntanos, ¿has sufrido alguna lesión al practicar pole dance? Si es así, ¿qué lección te dejó la experiencia? ¡Esperamos tu comentario!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *