Jue. Abr 18th, 2024
gimnasia y pole dance

El pole dance es una disciplina de baile, pero también para muchos un deporte; que ha ganado cada vez más seguidores y practicantes con el paso de los años, ya que se ha visto que requiere una gran habilidad, no solo a la hora de realizar los movimientos en la barra, sino también disciplina para dominar este arte.

Es por ello que hay otras áreas que, debido a sus requerimientos físicos o habilidades, pueden ayudar a que el pole dance se haga mucho más fácil, tanto para bailarinas principiantes como para las más experimentadas. ¿Cuáles son y por qué pueden ayudarte a ser una mejor pole dancer? Eso es lo que queremos explicar a continuación.

Gimnasia artística

Esta disciplina, si bien parece alejada del pole dance, la realidad es que ambas trabajan en gran medida diferentes músculos del cuerpo, como pueden ser los brazos, las piernas y el abdomen, cada una de ellas importantes para obtener movimientos más fluidos y ofrecer el mejor espectáculo para los espectadores.

De hecho, algunas figuras del pole dance incorporan movimientos de la gimnasia artística en sus performance, por lo cual algunas personas diferencian entre el pole dance y el pole fitness, siendo uno para espectáculo y el otro para ejercitar los músculos del cuerpo. La diferencia radica en que uno está para entretener y el otro no.

Es por ello que si practicas o practicaste la gimnasia artística en algún momento, entrar en el mundo del pole dance puede ser mucho más fácil para ti, como fue el caso de Eugenia Tovar, quien antes de dedicarse a la disciplina del pole practicó por mucho tiempo la gimnasia artística.

Gimnasia rítmica

A diferencia de la gimnasia artística que en las olimpiadas tiene la modalidad grupal e individual, la rítmica es netamente individual, pero además de eso, se diferencian en la cantidad de herramientas, utensilios y/o habilidades que puede utilizarse cada una para decorar el performance. 

Mientras que la gimnasia artística se vale del suelo, el salto, barras asimétricas o paralelas y la barra de equilibrio; aquellos que practican la gimnasia rítmica pueden utilizar cuerdas, mazos, pelotas, cintas y hasta aros en algunas ocasiones para hacer más atractivas las coreografías.

En ambos casos se busca crear un performance increíble que pueda sorprender a la audiencia, pero en el caso de la gimnasia rítmica destaca la habilidad de la bailarina para mantener la atención de los espectadores por sí sola al mismo tiempo que mantiene una sincronía en sus movimientos con las herramientas y, si es el caso, la música.

Dichas destrezas con los aparatos que pueden utilizarse en la gimnasia rítmica, sin olvidar por supuesto la exigencia física; hacen que sea una disciplina que puede ayudar a practicar un mejor pole, ya que se desarrolla la habilidad de sincronía entre movimientos y música tan importante para esta disciplina.

Crossfit

El pole dance ya podría considerarse como un deporte porque tiene su propia federación (International Pole & Aerial Sports Federation), competencias, reglas y todo lo que un deporte respetado tiene que tener, y si bien han quedado atrás los estereotipos, no quiere decir que sea un deporte fácil ni mucho menos.

Como cualquier otra actividad deportiva de alta exigencia, aquellos que quieren aprender a bailar en las barras necesitan una gran resistencia física, conocer movimiento básicos y, si quieren participar en las competencias, las reglas. 

Es por ello que practicar crossfit, un sistema de entrenamiento que está centrado en la fuerza y ejercicios de alta intensidad para desarrollar la resistencia del cuerpo, puede contribuir a que las bailarinas de pole dance tengan un mejor desempeño y resistencia durante sus performance. 

Algunas personas se hacen la pregunta si el pole dance o el crossfit es mejor para un mismo fin: un mejor rendimiento físico, pero la verdad es que son disciplinas y/o prácticas que pueden ser complementarias la una de la otra por los grandes beneficios que ofrecen para el cuerpo.

Ballet

Por otro lado, no podemos olvidar que si bien el pole dance está cada vez más cerca de ser considerado apto para las olimpiadas, no deja de ser un tipo de baile. Así como la gimnasia artística o la rítmica buscan ofrecer la mejor performance para el espectador, el ballet también tiene ese objetivo, pero a través de una coreografía artística completamente diferente.

Así como hay cientos de figuras posibles en el pole dance, también existen cientos de pasos de baile que pueden utilizarse para crear coreografías en el ballet, por lo que ambas disciplinas se parecen más de lo que a simple vista podría pensarse.

Además, la postura de la punta del pie tiene un impacto vital en la demostración del performance ya que de no mantenerse, la figura del pole dance durante el performance o el paso de baile durante la demostración pueden perder ese toque vistoso que se busca en ambos casos. 

Y es que aprender sobre las coreografías de ballet y la sincronización que requiere para dominar los diferentes pasas de baile, puede contribuir al pole dance, ya que se debe recordar que el ballet clásico es una base fundamental para todos los tipos de baile.

¿Cuál de estas disciplinas es mejor?

No existe una respuesta única para esta pregunta porque depende de los gustos de cada bailarina y, claro, su decisión sobre cuál de estas disciplinas compaginar con el pole dance para alcanzar un nivel más alto de resistencia física, lo que te puede convertir en un atleta más completo y con una mayor capacidad.

Por lo tanto, elegir una u otra no debe basarse en cuál es mejor, ya que cada una de ellas  ofrece un aporte significativo desde un punto de vista diferente, así pues, deberás elegir la que más te guste.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *