Dom. May 22nd, 2022

Les voy a hablar desde mi experiencia. Me inicié en pole en septiembre de 2010 y me enamoré de la disciplina desde el día uno, sin embargo, luego de competir dos veces en 2013 en Venezuela, de haberme certificado e iniciado como instructora en una academia en Bello Monte, que ya no existe, y de comenzar a prepararme para competir nuevamente en 2014, ya la pasión había dejado de ser la misma.

Entre 2012 y 2014 entrenaba tres veces por semana: lunes, miércoles y sábados, en dos academias distintas. Cuando comencé a dar clases y competí hacía pole casi todos los días. Me sentía muy cansada, el cuerpo lo tenía muy golpeado y tenía ganas de tomarme un break pero me sentía culpable. No fue sino a principios de 2014 que las clases que estaba recibiendo no me llenaban, me sentía estancada, y a pesar de haberme planteado la meta de competir en profesional, la deseché luego de la época de guarimbas de nuestro país. Sentía que ya no tenía la llama, las ganas o el amor por el pole que había tenido alguna vez.

Este fue mi caso, quizás el tuyo es que sinceramente ya no te gusta más, llegaste a donde tenías que llegar, los pasos se volvieron muy difícil o tienes nuevos planes en tu vida. En mi experiencia, tuve que reposar del pole unos nueve meses para volver a sentir las ganas de entrenar de nuevo (claro, ya suman unos cinco años de haberme iniciado y sentía que quería hacer otro deporte). Durante ese período descansé, me puse a trotar mucho e hice mis segundos 21k, esta vez en la CAF y en la que logré un buen tiempo.

Tuve que sentir que extrañaba hacer pole para volverme a inscribir en una academia y retomar. Para mi sorpresa no había perdido mi fuerza ni mi elasticidad sino que me había estancado, por supuesto, sin entrenar no avanzas. Las culpas que sentía eran conmigo misma, con que quizás todo lo que había aprendido y logrado lo perdería, sin embargo no me arrepiento hoy en día de haberme tomado un descanso, mi cuerpo lo merecía y mi mente también.

Mi recomendación es que si sientes ganas de no hacer pole, bien sea por un tiempo, para siempre o aún no sabes durante cuánto tiempo, no lo hagas. Muchas veces hace falta extrañar algo para saber que te gusta de verdad y de que quieres seguir haciéndolo.

Ermelinda Maglion

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *