Lun. May 16th, 2022

Es un día cualquiera en el trabajo, todo transcurre con normalidad, casi que con aburrimiento, lo único que te da ánimos es que tienes clase de pole. Por fin llega el momento, estiras, calientas, y subes a la barra. Pero el destino te tenía una particular jugada preparada: Hoy no te sale ni una sola de las figuras que tu instructor explica. ¿Te suena familiar esta historia?

Es muy probable que hayas respondido que sí a la pregunta anterior. Todos hemos tenido días malos o no tan buenos en nuestra práctica de pole dance, pero ¿por qué ocurre? Este fenómeno tiene muchas posibles causas: Puede que te sientas enfermo y que estés desarrollando algún tipo de virosis o malestar que te haya debilitado, quizás te trasnochaste la noche anterior y tu cuerpo no responde como debería, a lo mejor te excediste entrenando los últimos días, o simplemente porque tu cuerpo, tu cerebro ¡o ninguno de los dos! quiere asimilar los pasos. Resulta que cuando practicamos cualquier tipo de actividad física, es normal que el desgaste físico del día a día “pase factura” y afecte nuestro desempeño. Esto le puede ocurrir a todo el mundo, hasta Anastasia Skukhtorova debe tener días off, de ésos en los que nada sale bien.

Entonces como ya sabes que es normal que esto ocurra, también puedes estar consciente que no es el fin del mundo ni tampoco lo es para tu desempeño en el pole, no es una razón que tenga que desanimarte o llevarte a pensar que no eres buen@ en esto, ¡en lo absoluto! Sólo se trata de pequeños bajones en los que tu cuerpo o tu mente te están diciendo “dame un chance para volverlo a intentar más tarde”.

En toda actividad deportiva, hay días más difíciles que otros, y lógicamente el pole no es una excepción, ya eso lo tenemos claro. Pero ahora bien, ¿qué debes hacer para que sobrellevar los días malos, en los que por más veces que subas al tubo, no sale ninguna figura?

  • En primer lugar, no te frustres, recuerda que es una situación aislada y que por lo general son bajones que suelen ser momentáneos. Así que simplemente, dale chance a tu cuerpo para que repose un poco y descansa un rato.
  • Bebe mucho líquido. Al estar bien hidratados, los músculos trabajan mucho mejor y se encuentran menos susceptibles a lesiones.
  • Verifica que el pole esté limpio, que nadie se haya puesto crema o aceites, y además que no estés sudando en exceso. En tal caso, limpia muy bien la barra con alcohol y un pañito, busca ventilación en el salón y aplícate alcohol o antiresbalante. Un tubo resbaloso además de impedir que salgan las figuras puede resultar peligroso.
  • Prepárate bien para lo que vas a hacer. Tal vez el movimiento en cuestión no te sale porque no calentaste bien alguna parte de tu cuerpo, crucial para lograrlo. Consúltalo con tu instructor y si es necesario trabaja un poco más esa área. Esto además de ayudarte a sacar el paso, evitará que te lesiones.
  • Pide ayuda a tu instructor o a tus compañer@s y verifica que estás haciendo todos los pasos de forma correcta. Tal vez hay un simple detalle, una mano que no está bien colocada o un agarre mal hecho que te está impidiendo lograr el movimiento a la perfección.
  • Si a pesar de que sientes que no es un día ideal con el tubo, tienes la determinación de hacer a como dé lugar la figura o pasos que no te salen, no lo hagas con desesperación, respira hondo antes de cada intento y hazlo con toda calma y concentración, lentamente y tomándote tu tiempo, sin exasperarte.
  • Finalmente, si el movimiento o combo en definitiva no quiso salir, pasa la página por hoy, no le exijas más a tu cuerpo o tu mente de lo que pueden o quieren dar en ese momento, y vuelve a intentarlo en tu próxima clase o práctica. Muchas veces cuando dejamos de insistir y nos damos la oportunidad para asimilar el paso, éste sale con total fluidez la próxima vez que lo intentamos.
  • Adicionalmente es muy importante que si sientes que tu agotamiento es físico o que se debe a un síntoma de enfermedad, reposes adecuadamente y de ser necesario acudas a chequearte con el médico.

Recuerda, ¡no hay mal que dure cien años! Ese día en el que nada te sale en el pole se terminará a las 12 de la noche, y la próxima ocasión que tengas para subir a la barra será una nueva oportunidad para que sigas intentando, y lo más probable es que la figura que no podías sacar te saldrá mucho más fácil de lo que esperabas.

¿Tú también has tenido días malos en el pole? No dejes de contarnos en los comentarios cómo han sido y qué has hecho para superarlos.

Un comentario en «Esos días en los que el pole y tú no se llevan bien»
  1. Este post me ha dado mucho ánimo!!! ayer tuve uno de mis peores días, estoy próxima a graduarme del nivel básico y estoy preparando varios combos, que en la clase anterior a la de ayer me habían salido, si quedé muy cansada de esa clase y sentía los músculos débiles… y bueno ayer esos combos no salieron y sentía que no tenía aliento ni para hacer una inversión!… pero bueno tengo hoy para descansar y mañana será otro día!!!… Quizá como entreno interdiario, no le di chance a mi cuerpo de recuperarse de la clase anterior, la verdad me sentí muy frustrada!… Que oportuno leer esto hoy y saber que es algo normal!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *