Mié. Jun 19th, 2024
elizabeth maal

Han pasado muchos años desde que el mundo del pole dance comenzó en Venezuela. Para quienes están desde los inicios es muy evidente todo lo que hoy en día, más de 10 años después, es distinto, y una de esas personas que es testigo de la evolución y el cambio es Elizabeth Maal, conocida en este mundo como Ponqué. Tuvimos la oportunidad de hablar con ella recientemente sobre su trayectoria, proyectos e incluso recordando algunos momentos nostálgicos.

Puedes escuchar la entrevista completa en nuestro pódcast:

Ponqué se autodomina “Barbie” porque tiene muchas profesiones. Pero, mentira no es. Ella es chef, instructora de pole dance y de yoga, artista circense, quiropracta, estudiante de medicina china y nutrición con plantas (y muy problemente nos esté faltando agregar algo más).

“Empecé a practicar pole dance con Joy [Almenara]”, nos comentó Ponqué, indicando que fue casi apenas ella había abierto su academia, Joy Pole Dance, hoy en día cerrada, en Plaza Las Américas, Caracas. “Venía del mundo de la danza, gimnasia y yoga pero seis meses después de empezar me invitaron incluso a dar clases”.

Elizabeth además nos indicó que Joy fue la primera persona en Venezuela que se atrevió a sacar el pole dance de los bares y que ella, por venir de hacer gimnasia, quiso incluso darle otra connotación. “Mi estilo es completamente diferente (…) ella tiene un estilo más sensual pero yo soy más de circo”, agregó.

De hecho, luego de iniciarse en pole dance, Ponqué comenzó también a incursionar en el circo, llegando a participar en el Circo de México, como nos relató en la entrevista. De esa experiencia ella opina que los performance de las pole dancers deben ser neutrales para que, como ocurre en el circo, las personas se enfoquen en tus movimientos.

“Cuando empecé a hacer circo mi personaje era la muñequita Dolly y fui la primera en Venezuela en hacer pole en circo”, continuó Ponqué. “Quería demostrar que hay otra manera de hacer pole y de estar en top y short sin que te veas vulgar”, dijo, agregando que el tubo que usaba en el circo medía seis metros de altura y tenía que hacer todos sus pasos lo más arriba posible porque “en los circos la altura es la que llama la atención”, dijo.

Combinando gimnasia y circo en clases

Elizabeth llegó a tener dos sedes de pole dance en una oportunidad en donde usaba un pensum creado por ella en el cual combinaba gimnasia y circo como parte de la participación física. Nos dijo que además se formó en Argentina para ser instructora de pole dance, donde además tuvo la oportundiad de aprender anatomía y mobilidad.

“Algo que comienza como un hobby se convierte e tu pasion y de repente se convierte en tu vida”, dijo Ponqué con respecto a cómo el pole ha impactado su vida. “Tengo dos tubos instalados en mi casa y no es un shock para nadie que venga a visitarme porque es mi forma de vida”, relató, indcando además que desde la cuarentena que inició en 2020 ha estado dando clases en su casa de forma online y presencial, pero ya no mantiene las sedes que solía tener hace años atrás.

Para Ponqué es “genial” poder seguir haciendo pole dance porque dice que es lo que más ama y le gusta. “Entiendo que hay personas que lo tomaron como un hobby y luego ya no lo es más con el pasar del tiempo. Entrenar y ser docente es completamente diferente pero yo hago las dos cosas porque para mí el pole es una de las actividades que más me ayudó a sacar muchas cosas que tenía adentro en un momento difícil de mi vida”, nos compartió.

ponque
Foto cortesía Elizabeth Maal

La primera pole dancer en hacer pole urbano en Venezuela

Pero Ponqué no ha sido sola una de las primeras pole dancers en Venezuela que aún se mantiene activa tanto entrenando como enseñando. Fue una, sino la primera, de las primeras en hacer pole urbano en el país.

Iniciaron en el parque de Cumbres de Curumo en Caracas con un motivo social para apoyar la prevención del cáncer de mama y las chicas asistían vestidas de rosado. El evento lo llamaban Pink Pole y también buscaba demostar lo importante que es ejercitarse y ser feliz porque así vives de forma más saludable, según Ponqué.

Hoy en día está terminando sus estudio en medicina China y dedicándose a dar clases de pole, yoga, ofrecer sus servicios en medicina ayurvédica y pronto dará talleres de cocina online.

El pole en Venezuela casi 15 años después

“Cuando empecé era un tabú y además era bien difícil [practicarlo] porque te tenías que enfrentar con muchas cosas”, nos dijo Elizabeth. Coloca el ejemplo de los moretones que se generan al hacer pole dance que antiguamente las pole dancers inventaban cualquier historia para no tener que decir que venían del pole por el estigma que esto generaba. “Hoy dices que haces pole y no hay problema”, indicó.

Además, Ponqué piensa que al principio quienes hacían pole parecían ser más “fiebrúas” que hoy en día porque era como hacer algo que estaba prohibido. “Ahora hay de todo y ya nos ven como atletas, como un deporte, esto es con todo el trabajo que se ha hecho desde que Joy lo trajo al país en 2009”, agregó.

Un comentario en «Ponqué: “El pole es mi forma de vida”»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *