Mar. May 17th, 2022

El bullying es algo malo. Punto. En Wikipedia lo definen como el «uso de fuerza superior o influencias para intimidar a alguien». Si bien no he sufrido de bullying en mis entrenamientos de esta disciplina, y tampoco lo he visto, sí fui víctima de bullying en una comunidad en línea de pole dance.

Desde el año 2012 escribo en este blog y ese mismo año entré a formar parte de una asociación de bloggers de pole en el mundo. Proponían temas para escribir, investigar y al poco tiempo, en un grupo privado de Facebook, se comenzó a discutir sobre esta disciplina. El grupo era elitesco, desde reconocidas caricaturistas (sí, esa que hace los cómics que ya conoces, pero cuyo nombre no mencionaré), organizadores de competencias importantes en el mundo, pole dancers que han logrado importantes premios, entre otros.

¿Qué pasó? Erróneamente publiqué una foto de una «gordita» haciendo pole en nuestra cuenta de Instagram @poledance, que vale la pena acotar, entrevisté par esta misma revista virtual un tiempo antes. La imagen iba acompañada de una leyenda que ensalzaba lo positivo que es hacer pole, sin importar tu peso, forma, tamaño, etc. Ciertamente, no le pedí permiso para utilizar su foto, pero la mencioné en el post. Se reventó la olla. La chica, miembro de la comunidad de bloggers publicó en el grupo que no le parecía que hubiese puesto su foto. Todo esto sin antes conversar conmigo en privado manifestando su inconformidad o tratando de resolver el problema, es decir, prefirió acudir a este espacio público para hacerme quedar en ridículo, ¿sino qué más? Pienso que quiso adrede – por su molestia – causar polémica. Obviamente se desató un desastre en el grupo de Facebook, tras el cual la conocida caricaturista termina denunciándome en esta red social por «robo de derechos de autor» porque alguna vez publiqué una de sus caricaturas en el timeline de la cuenta y otra persona equis comenzó a dejarme mensajes de amenaza porque el logo de una academia de pole del país tenía una figura silueteada de su propiedad (ajá y qué culpa tengo yo con eso XD).

Me puso a pensar que para estas pole dancers era más importante causar todo este problema antes de solicitar que se baje su material, o incluso pensar en lo positivo que sería compartir sus caricaturas o fotos en una cuenta con más de diez mil seguidores, en un país que no es en el que ellos viven. Publicidad gratis. Me hicieron sentir tan mal en ese grupo que obviamente me salí y desde entonces esas caricaturas no aparecen en nada que tenga que ver con Pole Dance Venezuela. Me duele porque este proyecto no tiene fines de lucro, más bien es financiado de mi propio bolsillo y por la empresa Conversemos en Digital, la cual dirijo, así como colaboraciones de muchas personas más. En cambio, la caricaturista sí busca hacer dinero, ¿no? Desde ese entonces sus dibujos tienen marca de agua. Por supuesto que hoy en día no se publica nada sin permiso por escrito, supongo que es una de las consecuencias de haber crecido, estás cada vez más en el ojo del huracán.

No puedo dejar por fuera la actitud poco profesional de la «jefa» del grupo, una escritora estadounidense que iba a formar parte del panel de jurado de una competencia que organicé ese año, la cual, tras lo ocurrido, dejó de responder a mis correos y no me tocó otra que reemplazarla por otra persona.

Esta fue mi experiencia, sin embargo sé que existen otras más relacionadas a bullying en clase en las que ciertas personas (acomplejadas supongo o con grandes inseguridades) se burlan de otras que no avanzan tan rápido, tienen sobrepeso o cualquier razón que sientan es suficiente para degradar.

¿Has tenido una experiencia de bullying relacionada al pole?

Ermelinda Maglione

Por admin

2 comentarios en «Bullying en pole»
  1. Hola, me sorprendió tu comentario… Nunca he practicado el pole dance aunque deseo hacerlo porque sé que es un arte aceptable actualmente por la sociedad y una destreza que casi nadie lo logra…

    Yo he sido victima del bullying por muchos años y ya ni le tomo importancia a lo que me dice los demás sobre mi… Aprendí que: «Palabras necias, oídos sordos»… Fui a medida de los años, alejándome de la sociedad por temor de ser atacada pero aprendí que uno tiene que tratar de perfeccionar en la forma en como uno se comunica con los demás para que haya una mejor retroalimentación…

    Espero que te animes seguir adelante teniendo comunicación en todas las redes sociales sin importar lo que opinen de ti, ya que debes pensar primero en tu, segunda en tu, y que los demás hagan cola…

    Aspiro que pronto me des una respuesta para decirme como y en qué manera puedo asistir a cursos de pole dance… Muchas gracias !!!

    1. ¡Gracias Ana! Puedes encontrar academias en la sección que tiene este nombre en nuestro sitio para que elijas la que prefieras. ¡Saludos!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *