Mié. May 18th, 2022

A pesar de que sus orígenes más remotos nos remontan a influencias del mallakhamb, el mástil chino y acrobacias de los antiguos circos, existe una percepción generalizada de considerar al pole dance como una actividad propia de bailarinas en bares y clubs en presentaciones exóticas y sensuales, debido a que durante muchos años estos performances fueron lo que lo dieron a conocer en el mundo entero. Ha sido más recientemente que el pole ha venido a ocupar un puesto importante y a escalar posiciones dentro de las prácticas artísticas y deportivas, y cada vez más gente descubre que se trata de una disciplina que nada tiene que ver con algo erótico. Pero no obstante, siempre hay quienes conservan esa otra percepción, y es por eso que para muchos pole dancers no ha sido fácil hacer entender a sus familiares y amigos que se trata de una disciplina deportiva que para nada debe ser tabú ni mucho menos motivo de vergüenza. Y si esto no ha sido fácil para las chicas que practican pole fitness, menos lo ha sido para los chicos.

Puede resultar particularmente complicado para un hombre explicar a sus allegados que ha decido sumarse a la práctica del pole dance, pues no sólo debe luchar contra el errado concepto de que se trata de una práctica netamente cargada de erotismo, sino que además debe romper con la percepción de que es una actividad exclusiva para mujeres.

¡No está nada fácil! Por eso en Pole Dance Venezuela conversamos con varios pole dancers masculinos para que nos contaran cómo fue la respuesta que tuvieron de sus familias y amigos, y especialmente de sus madres, cuando les dijeron “voy a practicar pole dance”.

Grey Betancourt es egresado de la Escuela Nacional de Danza, Instructor de Acondicionamiento Físico YMCA y actualmente profesor de pole dance en las academias Star’s Pole Dance y Olympus Pole. Para Grey fue particularmente difícil por ser el primer hombre en sumarse a esta disciplina en nuestro país – según él comenta. En 2009 se desempeñaba como instructor de pilates y de danza de las profesoras de la primera academia de pole de Venezuela, Joy Pole Dance. Es en esa oportunidad que la dueña de la academia, Joy Almenara, le ofreció prepararlo como pole dancer, pues sabía el enorme potencial que tenía.

“Yo viví una etapa muy diferente a la que viven los chicos que deciden practicar o dar clases de pole hoy en día, ya de por sí el pole era algo nuevo y que no mucha gente lo conocía. Joy tuvo que pedirles a sus alumnas que aceptaran tenerme como compañero de clases, y me asignaron al grupo de los sábados. Veía clase con franela y shorts largos, pues para muchas era incómodo compartir el salón con un hombre sin camisa –recuerda Grey entre risas – por eso aún hoy en día mantengo la costumbre de dar clase con una franela puesta, y sólo me la quito si voy a explicar alguna figura que lo requiera”. Ya para 2010 se certificó como instructor de pole dance. Nos cuenta que a pesar de haber practicado danza desde los 6 años de edad, fue extraño para su mamá verlo incursionar en el mundo del pole, pues para ella esa era una actividad exclusiva para mujeres: “Mi mamá logró entender que lo que hago en el pole se trata de una disciplina artística y un deporte luego de mi participación en el Miss Pole Dance Venezuela, y también después de que comencé a ser jurado de competencias. Fue entonces cuando entendió lo que hago y lo lejos que puedo llegar practicándolo”.

Para Guillermo “El Gato” Tovar, instructor de la academia Aerial Fitness Caracas y campeón nacional en la categoría de duplas en el Campeonato Nacional de Pole 2014, la reacción de su familia fue bastante similar.

“Cuando le dije a mi mamá que estaba haciendo pole me dijo ‘¿Qué es eso?’ Yo le expliqué que se trataba de un deporte donde se hacen ejercicios con un tubo, a lo que ella respondió ‘¿Eso no es lo que hacen las strippers en los bares?

Ahora sí es verdad, ¡lo que faltaba!’. Para que me entendiera un poco mejor tuve que mostrarle un video mío haciendo pole y entonces comenzó a asimilar que se trataba de algo difícil y complejo, que podía catalogarse como deporte. Pero aun así no fue a verme al Campeonato Nacional. No fue sino hasta que supo que gané aquí y que fui a representar a Venezuela en Argentina que comenzó a apoyarme más. Ahora cuando voy a dictar talleres en el interior me desea que me vaya bien, está muy pendiente de mis avances y es mucho más abierta con el tema. Después de que regresé de Argentina todo ha sido más fácil con ella y con mi familia y amigos en general, pues ya saben que se trata de una disciplina seria y respetada internacionalmente que incluso me permite llevar el nombre de mi país en alto como atleta”.

Oscar Cuéllar tiene años ya practicando danza, y unos cuantos meses haciendo pole dance. Él nos cuenta que su mamá al principio sólo le manifestó inquietudes respecto a qué beneficios podía dejarle el pole, y qué tan costoso era. Luego de explicarle que con la práctica regular de pole fitness podría llegar a convertirse en instructor e incluso competir nacional e internacionalmente, decidió respaldar su decisión cien por ciento. “Mi mamá conoce el tema tabú que envuelve al pole y la idea equivocada que tienen muchas personas respecto a él. Por eso ella ha decido brindarme toda su aceptación y aprobación, para que yo haga lo que me gusta, haciendo caso omiso a las críticas y sabiendo que cuento con todo su apoyo”.

Finalmente conversamos con Andrés Feo, quien hace apenas dos meses comenzó a practicar pole porque le llamaba la atención. A pesar de que actualmente el pole dance es más conocido como disciplina deportiva, Andrés no deja de ser causa de asombro entre sus amigos y conocidos, pero ha recibido un buen feedback al respecto: “Mi mamá aún no sabe que lo practico, estoy esperando hacer una figura a la perfección para tomarme una foto y sorprenderla, jejeje. Mis amigos sí saben y les parece genial, al principio se extrañan pero luego quieren que les cuente de qué se trata, cómo son las clases, los beneficios físicos, qué figuras he hecho, etcétera. Me apoyan y quieren ver fotos y videos de las clases”.

Sin lugar a dudas el pole dance sigue ganando terreno y posicionándose como una disciplina respetable dejando atrás las antiguas y erradas concepciones que lo encasillaban como una actividad de bares y strippers y exclusiva de las mujeres. Hoy en día es bien sabido que se trata de una actividad artística y/o deportiva como cualquier otra, que requiere gran preparación y destreza, y que puede abrirles puertas a atletas para competir en el mundo entero. Si tu mamá, tus familiares y amigos aún no saben esto, ¡edúcalos! Muéstrales videos de competencias, fotos, incluso explícales que tenemos pole dancers en nuestro país que han salido a competir fuera y han dejado el nombre de Venezuela muy en alto, pon tu granito de arena como lo hacemos nosotros día a día desde Pole Dance Venezuela para que el pole se reconozca como una actividad digna para el desarrollo personal. Y recuerda que no importa si eres mujer, hombre, niño o adulto, el pole dance es para todos, por eso es tan maravilloso.

Si tú también tuviste una experiencia particular contándole a tu mamá, papá o a tus allegados que haces pole dance, te invitamos a dejar tu anécdota en los comentarios.

Fotos cortesía: Guillermo Tovar y Grey Betancourt

Por admin

2 comentarios en «Cuando tu mamá se entera que haces pole dance… Y eres hombre»
  1. Quisiera practicar Pole Dance, en que academias de Caracas lo aceptan hombres en sus clases, preferiblemente en el Oeste de la Ciudad. Gracias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *