Mié. May 18th, 2022

Tienes un tubo portátil de pole dance y te lo pidieron prestado, o quizás hasta te lo están pidiendo alquilado a cambio de un monto monetario. Entonces piensas: “quisiera prestarlo o alquilarlo pero me da miedo que me lo maltraten”. Si eres poseedora de un tubo sabes que son delicados.

¿Cómo puedes cuidar que no se maltrate tu tubo si decide prestarlo?

1. Llévalo en un bolso apropiado. Generalmente los tubos vienen con su propio bolso pero, si no es tu caso, cúbrelos en algún material que impida que se rayen o golpeen. Pueden ser incluso los mismos tubos de cartón en que vinieron envueltos cuando lo compraste.

2. Limpialo sólo con alcohol y paños de microfibra. Lleva alcohol en un recipiente y no olvides pañitos de microfibra. El alcohol es el producto ideal para eliminar la grasa que queda del uso o cualquier otro sucio y los paños de microfibra impedirán que el mismo se raye. Si no tienes puedes adquirirlos en el supermercado.

3. Instálalo tu misma. En la medida de lo posible trata de instalar el tubo tu misma en el lugar donde se utilizará. No todos los tubos se ajustan igual y, si alguien nunca lo ha hecho hasta el momento, es posible que no sepan cómo lograrlo sin maltratarlo. De la misma manera trata de desinstalarlo tu misma.

4. Supervisación. Trata de supervisar el tubo que prestes y, si no puedes, encarga a alguien que esté atento/a a que no le den un mal uso, no usen anillos o pulseras o cualquier cosa que pueda hacer que se raye.

5. No sobreprestes el tubo. Si posees uno sabes lo costosos que son y lo difícil a veces de conseguirlos. El tubo es una herramienta para ejercitarte y con el sobreuso se desgastará. ¡Evita prestarlo en demasía para que te dure muchos años!

¿Tienes alguna otra recomendación? Déjanos tu comentario o comparte esta información a quien consideres pueda serle útil.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *