Mar. May 17th, 2022

Eres pole dancer, seguro llevas algunos meses practicando pole o incluso sólo hace días fue que decidiste incursionar en este deporte y ya te sientes “frustrada”. No te sale la figura tal cual como tu instructora te enseña es decir, la entiendes, tu mente sabe qué es lo que tienes que hacer pero no te sale, no te sientes segura y por eso no lo logras. Es ahí cuando empiezas a decirte cosas como “esto no es para mí”, “no soy tan buena como las demás”, “me llevará años hacerlo”, “no puedo”. Primero que nada debes tranquilizarte, esto le pasa a muchas personas no sólo que practican pole dance, si no cualquier deporte. A veces llega un momento en el que las cosas no salen como uno quisiera, sin embargo, desistir es una opción pero no es la que vamos a escoger en este caso. Si el pole dance fuera fácil todo el mundo se estuviera montando en cualquier poste que ve (como hacemos las pole dancers) y no ocurre así. Es de seguro que cualquier persona puede hacer pole dance, pero para llegar a ser un gran pole dancer debes esforzarte, tener mucha paciencia y dedicar el tiempo necesario a tus prácticas de pole.

Aunque así lo quisiéramos, las figuras en el pole no siempre nos van a salir al primer intento, por eso es que hago hincapié en que la paciencia es una virtud que no todos tenemos pero se puede desarrollar en nuestras prácticas. Si dejamos que la frustración nos invada nos vamos a bloquear por completo, agarrándole miedo y hasta rabia a la figura o al pole, lo cual debemos evitar. La frustración nos lleva a que no avancemos y por lo tanto llega el punto de “estancamiento”, ese momento en que ves una figura o una transición y te das cuenta de que la las intentado no te sale y lo que te provoca es comprarte un montón de helado, ver los videos de Anastasia Skukhtorova y ponerte a llorar. No es necesario que lo hagas, salir de ese punto de estancamiento no es imposible.

Ante todo, más que sentirte mal porque estás estancada en el pole y no avanzas, debes aprovechar este momento para repasar todas las figuras y transiciones que has aprendido, así podrás perfeccionarlas y darte cuenta que aunque ya la hiciste, en este momento te sale muchísimo mejor porque has ganado fuerza y hasta un poco más de flexibilidad. Además, así como existen muchas figuras hay numerosas variaciones de esa misma figura, lo que lleva a subirle el nivel de dificultad a la misma. Al lograrla vas a sentirte satisfecha contigo, lo que te llevará poco a poco a salir del punto de estancamiento. Así que no olvides, repasar nunca está demás, busca variaciones de las figuras que ya has hecho, inventa nuevas transiciones con esas mismas figuras y al ganar más confianza en ti verás cómo en un abrir y cerrar de ojos ya logras hacer aquella pose en el pole que hace tan pocos días decías y creías que no podías hacer.

Vicky Gámez

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *