Lun. May 16th, 2022

Si alguna vez has pensado practicar pole dance, pero nunca has sido deportista o bailarín y quieres probar esta disciplina que llama tu atención, te tenemos buenas noticias. Es cierto que si posees preparación física proveniente de algún deporte, de la gimnasia o del baile te resultará fácil progresar en pole dance, pero no es un requisito indispensable, por ser ésta una disciplina que te ayudará a desarrollar fuerza, elasticidad y coordinación mientras vas avanzando en la práctica, siempre que seas constante y des lo mejor de ti.

A sus 28 años, Natasha Wang trabajaba en una agencia de Relaciones Públicas en California, Estados Unidos y jamás había practicado algún deporte o danza, no obstante una amiga la invitó a asistir a una clase de pole dance. Al principio no se sintió cómoda exhibiendo su sensualidad, por lo que dice que no fue precisamente “amor a primer giro de bombero”, sin embargo continuó en las clases porque le gustaba tener esa identidad secreta, y además porque así le daba una oportunidad a la bailarina que soñó ser. Cuatro años más tarde, en el 2008, comenzó a entrenar junto a instructores profesionales en aéreos y se dio cuenta de lo que es posible hacer con el cuerpo humano, y entonces supo que “quería tener un poco de esos súper poderes”. Empezó a entrenar diariamente, varias horas al día y su vida comenzó a cambiar por completo.

En 2009 comenzó a participar en pequeñas competencias, posteriormente obtuvo sus primeros títulos como atleta: en el 2010 participó en el Campeonato de Pole Dance California y en el Campeonato de la Costa Oeste de la Federación de Pole Dance de Estados Unidos, para luego participar en el Campeonato Nacional de la Federación en el 2011, y un año más tarde destacar en la competencia Pole Art 2012 en Estocolmo.

Actualmente Natasha continúa realizando presentaciones, dictando clases y talleres y compitiendo a nivel internacional. Para más información sobre ella puedes visitar su sitio Web http://natashawang.com/

Ahora que sabes que el pole dance no requiere preparación previa sino constancia y dedicación, ¿te animas a practicarlo?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *