Dom. May 22nd, 2022

En ocasiones el ajetreo del día a día no nos permite inscribirnos en una academia, ni siquiera un gimnasio, para recibir clases de pole o hacer ejercicio. Es en momentos como esos que decidimos comprarnos una caminadora, hacer Insanity, barras u obtener un tubo portátil. Pero, ¿qué me conviene más?

Lo primero es que, si te acabas de iniciar en el pole, no corras inmediatamente a comprarte el tubo. No tienes suficiente tiempo practicando la actividad como para saber si realmente te vas a enganchar con ella. Deja pasar al menos un año antes de comprártelo. Será suficiente tiempo como para estar segura de que te gusta y seguirás haciendo pole. Los tubos son costosos, así que lo mejor es que estés muy segura de que lo vas a usar.

Sin embargo, si estás decidida a comprarte tu tubo porque no puedes ir a clases, lo ideal es que busques tutoriales en Internet para saber qué hacer. Hay chicas como, emotion catcher que tienen buenos videos desde básicos hasta avanzados. También hay sitios web donde puede recibir clases en línea, como Studio Veena. De todos modos, nunca es igual a una academia, donde puedes compartir con otras poledancers como tú, donde podrás tener asistencia personalizada y contarás con supervisación y seguridad.

Cuéntanos, ¿practicas en casa o estás en una academia?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *