Mar. May 17th, 2022

Estás asistiendo regularmente a tus clases, trabajas ejercicios de fuerza y flexibilidad en casa, comes bien, ¿pero sientes que por alguna razón no estás avanzando en el pole? Hay un pequeño detalle que tal vez no has considerado y te puede estar retrasando tu progreso: La falta de sueño.

En la actualidad nos hemos acostumbrado a llevar una vida súper activa y ajetreada, a diario tenemos infinidad de quehaceres pendientes a la vez, la casa, el trabajo, las reuniones, el gimnasio, y además debemos sumarle que vivimos pendientes de nuestros celulares, tablets y computadoras, siempre pendientes de la interacción en las redes sociales, tenemos un mensaje pendiente por responder, un correo que revisar, una notificación que chequear a cualquier hora del día, e incluso de la noche. Esto hace que nuestro sistema nervioso esté siempre alerta, y sin lugar a dudas, interfiere con nuestro descanso. Reconócelo, ¿cuántas veces no has estado cabeceando cuando el celular te golpea en la cara porque te quedaste despiert@ muy tarde revisando Pinterest, Facebook o viendo videos de pole en Instagram? A todos nos pasa, y eso nos lleva, adivinaste, a dormir menos.

Necesitamos dormir lo suficiente, al menos entre seis y ocho horas de sueño de óptima calidad y aproximadamente a la misma hora para mantener la mente y el cuerpo sanos.

Dormir lo suficiente puede ayudarte a enfermar con menos frecuencia, mantener un peso saludable, disminuir el estrés y mejorar el estado de ánimo, pensar con más claridad, desempeñarte mejor en el trabajo y en los estudios, y por supuesto, rendir al máximo en tu desempeño físico y deportivo.

Si crees que tienes problemas para dormir, puedes cambiar tus hábitos para que logres conseguir ese tiempo de reposo que necesitas. Si estableces una rutina que puedas respetar la mayor parte de los días verás cómo mejora tu descanso. En ella puedes implementar normas como fijarte un horario específico para ir a dormir, evitar bebidas con cafeína por la tarde, darte un baño caliente antes de ir a la cama para relajarte, establecer un límite a la revisión de tus redes sociales antes de dormir para que no roben tiempo de tu sueño, no cenar muy pesado ni hacer ejercicio justo antes de acostarte, y dejar las preocupaciones para el día siguiente para que el agobio no perturbe tu descanso. Si la clase de pole a la que puedes asistir es la última del día, procura tomar una manzanilla o tilo que te ayude a relajar y conciliar más fácilmente el sueño una vez que llegues a casa.

Entonces ya sabes, si quieres avanzar en tus clases, alcanzar esas metas que tienes en el pole y lograr el paso que llevas semanas tratando de sacar, ¡duerme! El descanso que le brindes a tu cuerpo es tan importante como el entrenamiento y la alimentación, son las 3 variables que forman parte de la ecuación del éxito de un verdadero atleta.

Si te gustó este artículo, o sabes de alguien que se trasnocha a menudo, compártelo, y si es muy tarde ¿qué esperas? ¡Ve a dormir! Es en las horas de sueño donde construyen pole dancers más fuertes, no lo olvides.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *