Lun. May 16th, 2022

No les sucede a tod@s, pero sí a la mayoría, que cuando comienzan a practicar pole dance, comienzan también las lesiones: en hombros; piernas; empeines; muñecas; espalda; y pare usted de contar. ¿Pero es esto normal o es algo que no debería ocurrir?

La verdad es que NO ES NORMAL lesionarse, en ningún deporte y bajo ninguna circunstancia si estás haciendo la técnica correcta, si estás en buenas condiciones de salud, si te alimentas y descansas bien, y por supuesto, si no sobre entrenas. Claro, también puedes lesionarte accidentalmente así cumplas con todas las normas para prevenir lastimarte.

Las lesiones deportivas son aquellas que ocurren durante la práctica de un deporte o durante el ejercicio físico y pueden clasificarse en dos tipos: agudas y crónicas. Las agudas ocurren repentinamente mientras se está haciendo pole – o cualquier deporte – y los síntomas son, según el Instituto Nacional de Artritis y Enfermedades Musculoesqueléticas y de la Piel:

  • Un dolor grave repentino
  • Hinchazón
  • No poder apoyarse en una pierna, rodilla, tobillo o pie
  • Brazo, codo, muñeca, mano o dedo muy adolorido
  • Dificultades para mover alguna articulación
  • Extrema debilidad en pierna o brazo
  • Hueso o articulación visiblemente fuera de su sitio

Las lesiones crónicas ocurren luego de practicar un deporte o hacer ejercicio por un largo tiempo y los síntomas son:

  • Dolor mientras estás haciendo pole
  • Dolor leve incluso en reposo
  • Hinchazón

¿Qué debes hacer si te lesionaste? Pide una cita, preferiblemente con un médico especializado en medicina deportiva ya que los traumatólogos generales no están muy familiarizados con algunos deportes, menos incluso del pole dance. El médico especialista podrá recetarte la medicina más adecuada o referirte a un centro de rehabilitación para tener varias sesiones, de ser necesario. El reposo pudiera estar indicado (¡y tienes que cumplirlo! Sabemos que es difícil parar si eres deportista, pero es lo mejor para sanar rápido y bien), compresas de hielo y calor, masajes, ultrasonido y fortalecimiento en gimnasio.

Como la idea no es caer en la lesión, lo ideal es que trabajes para prevenirlas. Consulta con un nutricionista deportivo tu dieta. Es probable que si sueles lesionarte mucho no estés consumiendo los alimentos ideales en el momento indicado. También puedes preguntarle a tu médico deportivo cómo fortalecer aquellas áreas de tu cuerpo que estén más débiles para el pole: se necesita fuerza de brazos, abdominales, espalda. Quizás pudieses combinar tu práctica de pole con entrenamiento en gimnasio, yoga, pilates, natación, running o bicicleta.

 

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *