Mar. May 17th, 2022

Las personas que practican pole fitness suelen sufrir muchas lesiones en la piel: raspones, morados a consecuencia del roce o de los golpes, quemaduras a consecuencia de la fricción con el tubo, pero existe una dolencia adicional que algunas personas tienen a consecuencia de un factor alérgico: la dermatitis por contacto con el cromo del tubo.

Este tipo de alergia suele ser muy común en el área de industria en la que se trabaja con cromo, pero por supuesto, como gran parte de los tubos que se utilizan para el pole son cilindros cromados o recubiertos con dicho material, las personas que sufren esta alergia la manifiestan al practicar la disciplina, presentando picazón, rosetones o manchas rojas y/o urticaria en las zonas de la piel que entran en contacto directo con el tubo.

Se trata de una molestia más común de lo que se cree, incluso padecida por personalidades reconocidas en el mundo del pole, como lo son Marlo Fisken, Michelle Stanek, Lou Landers, y Nadia Sharif, éstas tres últimas embajadoras oficiales de la famosa marca de productos de pole Bad Kitty. En el caso de Nadia Sharif, su alergia comenzó al entrenar en clima húmedo en tubos cromados que estaban ya algo viejos. Luego de probar varios tratamientos e incluso reposos debido a la severidad de las lesiones, ha logrado mantenerla alejada con tratamientos herbales de medicina china, pero en lo posible procura evitar entrenar en barras de cromo.

En Pole Dance Venezuela hicimos una encuesta en nuestra cuenta de Instagram, y recibimos testimonios de personas que en efecto sufren esta alergia. @mulata_poledancer nos comentó

“Sí tenía un sarpullido rojo en toda la parte de contacto y mucha comezón, generalmente ese tubo me pela la piel más de lo normal, todo el tiempo me ardían los agarres”.

De igual manera, @takypolelover nos contó lo siguiente: “Mi reacción al pole tuvo que ser chequeada por una alergóloga. La alergia o reacción de mi piel, que literalmente se rompía y en ocasiones hasta sangraba, es a los químicos con lo que nos adherimos al tubo. Por eso no los uso y el aseo que requiero cuando entreno es inmenso. La barra debe estar muy limpia y uso más alcohol de lo normal. Aun así amo esta disciplina y no podría dejarla”.

Si crees que tú también sufres una alergia al cromo y por eso te puedes estar lastimando en tus entrenamientos, la primera recomendación que te damos es que visites a un especialista, un médico alergólogo puede determinar si en efecto es así a través de unas pruebas e indicarte un tratamiento adecuado. Además puedes buscar opciones de terapias alternativas, como lo hace la propia Nadia Sharif. De ser posible, trata de practicar pole con tubos de acero inoxidable, pero como no todas las academias los tienen, una solución puede ser que siempre tengas a la mano alcohol, pañitos y material de aseo que te permita limpiar las áreas que estuvieron cerca de la barra inmediatamente después de tu clase, para evitar que la acción del material alérgeno (cromo) pase mucho tiempo en contacto directo con tu piel, y luego de salir de clase báñate inmediatamente para eliminar los restos que puedan haber quedado. Lo importante siempre es buscar una alternativa y una solución al problema para evitar que tengas que suspender tus prácticas, y no te preocupes, seguramente la encontrarás.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *