Dom. May 22nd, 2022

Nos sentamos a conversar un poco con Alejandra Ojeda, una gran promesa del Pole Dance Venezolano. La verdad, ¡quedamos encantados con su amabilidad y disposición para esta entrevista! El objetivo de nuestro sitio web es mostrarte que con esfuerzo y disciplina todo es posible, como es el caso con Alejandra.

¿Desde cuándo practicas Pole Dance y dónde lo aprendiste?

Comencé a practicar hace 6 años (2008) En la academia Joy Pole Dance, y trato de perfeccionarme todos lo años en el exterior, tomando clases con poledancers destacadas.

Aparte del Pole Dance, ¿has hecho otros deportes? ¿Te han ayudado a tener condiciones para el Pole?

Si, aunque el Pole es una disciplina súper completa es importante complementar los entrenamientos. He incursionado en telas, aro y trapecio. Actualmente estoy impartiendo clases de Ballet, Danza Contemporánea, Gimnasia, Baile, esto lo hago para darle un plus a mi técnica de enseñanza y estilo de baile.

¿Dónde entrenas actualmente? ¿Das clases?

Entreno en Joy Pole Dance y además soy parte de su staff de instructoras. Actualmente esta organización es mi sponsor junto a Polelux. Doy clases ahí a cursos de todos los niveles, próximamente estaré trabajando en Centro Plaza Pole Academia. También estoy apoyando a el staff de instructoras de diferentes escuelas en Caracas y el interior del país en su capacitación y/o actualización de técnica con mi Tour Nacional.

¿Cómo ha sido tu experiencia en las competencias? ¿Recuerdas alguna en particular?

He tenido experiencias buenas y malas, creo que las competencias son grandes maestros para la carrera de un atleta, en ellas puedes desarrollar disciplina, constancia, creatividad, fluidez, entre otros, además de las amistades. Recuerdo muy bien cuando fui a representar a Venezuela en el Miss Pole Dance Sudamérica del año 2010, no pude realizar gran parte de la coreografía por el miedo escénico y aunque fue bastante duro el momento, hoy en día veo cómo he transformado eso en una herramienta para motivar. De hecho, un año después estaba de nuevo compitiendo, ¡de eso se trata el pole y la vida! Caerse y levantarse con la frente en alto.

Por otra parte, como experiencia positiva ha sido disfrutar al máximo el momento en escena, son 3 ó 4 minutos que engloban mucho trabajo. Salir a bailar y comerse el escenario, ¡es el mejor regalo que le puedes dar al público y a ti misma! Yo trato de que mis performances generen emociones para que cada movimiento cuente una historia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *