Mar. May 17th, 2022

Hacer un split parece fácil cuando los gimnastas, bailarines o patinadores artísticos lo hacen. Es verdaderamente más difícil de lo que parece, y para alguien que no es genéticamente flexible, o que es nuevo en el entrenamiento de elasticidad, más aún. Lograr un Split perfecto puede tomar tiempo, pero intentarlo con estiramientos lentos y constantes te ahorrará frustraciones, dolor y lesiones. Antes de iniciar cualquier disciplina deportiva te recomendamos un chequeo médico, especialmente si tienes problemas o preocupaciones con tu salud.

split2

Cuando se trata del acondicionamiento del cuerpo para elongar debemos cuidarnos para no distanciarnos de nuestros ejercicios por cumplir reposos. Sí bien cada día nos proponemos estirar un poco más que la vez anterior, también debemos conocer nuestro cuerpo y aprender a escucharlo, sin forzar el límite del estiramiento de nuestros músculos cuando están en el máximo de elongación.

Todo aprendizaje es progresivo para lograr resultados óptimos. Existe un mito de los antiguos bailarines y gimnastas, en el que sugieren aplicar fuerza sobre la persona que está trabajando su split con un rápido y fuerte movimiento contra el piso.

Tal vez a algunas les dio resultado por haberlo hecho a temprana edad, en la que aún conservaban la elasticidad que proviene de los músculos jóvenes antes del desarrollo, y la recuperación era más rápida. Sin embargo, no se recomienda aplicar este método, ya que puede generar lesiones a corto y hasta a largo plazo. Los músculos de las piernas están diseñados para que el cuerpo realice movimientos, tales como: caminar, subir y bajar escaleras, sentarse o agacharse. Los splits constituyen un extra en el que las piernas no están diseñadas ni preparadas para realizar naturalmente. Así que no te desanimes sino eres capaz de abrirte completamente durante un tiempo, requiere de un entrenamiento, en la mayoría de los casos.

Al rebotar en un split, o ejercer presión de más durante el estiramiento puede traer como consecuencia un desgarre muscular y el área afectada deberá estar en el máximo reposo (puede ser necesario el uso de muletas, según el grado de lesión). El desgarre muscular -también denominado tirón muscular- se produce cuando un músculo o un tendón (el tejido resistente que une el músculo con el hueso) se estira demasiado o se rompe. Por lo general ocurre durante actividades deportivas. Lo podrás identificar sí tienes la sensación de quemadura o de rotura en el músculo dado.

¿Cómo puedes evitar un desgarre muscular?

  • Evita los calentamientos demasiado breves
  • Guardar reposo entre una y otra sesión de entrenamiento
  • Si sientes los músculos tensos o rígidos; cansados o débiles

Sí tienes algún calambre o tensión luego del entrenamiento se recomienda colocar frío en la zona afectada los tres primeros días por 20 ó 30 minutos. Continúa con compresas tibias varias veces al día por 15 minutos. Esto puede estar acompañado por un calmante diario para aliviar el dolor muscular.

Sí en 15 días continúa la intensidad deberás acudir a un especialista, ya que puede tratarse de un desgarre que tendrás que atender con un tratamiento profundo y orientado, y probablemente requieras cirugía para reparar el músculo o ligamento desgarrado. Sí la lesión es grave o vuelve a repetirse, es posible que la fisioterapia te ayude a fortalecer el músculo o ligamento dañado.

Según la gravedad de la lesión, el desgarro muscular puede clasificarse de la siguiente manera:

  • De primer grado: daños leves de las fibras musculares. Puedes tener la zona sensible y el músculo tenso, aún así podrás continuar con las actividades pero con precaución.
  • De segundo grado: rotura parcial de las fibras musculares. El músculo lo sentirás rígido y  la zona que rodea la lesión se te inflamará. El dolor empeora con el movimiento, por lo que te impedirá continuar con las actividades. Incluso puedes tener algunos moretones alrededor de la zona lesionada.
  • De tercer grado: rotura total de las fibras musculares. El dolor será agudo, y tendrás mucha inflamación y perderás la funcionalidad muscular. Sí el desgarro muscular es considerable, pudiera haber una protuberancia o una desigualdad que antes no estaba presente en la zona lesionada.

Es importante cumplir con el reposo indicado por el especialista sí deseamos continuar con nuestros ejercicios, a pesar de que nos duela no asistir a las clases por un tiempo. De incumplirse podría duplicarse el tiempo inactivo. Una lesión muscular es tal cual como una herida que no se ha cerrado completamente para formar una costra y se debe realizar el tratamiento nuevamente para garantizar el proceso de la cura.

Sabías que… la práctica diaria garantizará los mejores resultados y de forma segura, por lo que no es necesario que hagas rebotes en tus estiramientos, ni forzar tu cuerpo hasta que te duela; detente inmediatamente si sientes un dolor agudo. Nunca trates de hacer un split sin calentar previamente.

split1

Recuerda que calentar previamente a la clase de pole o a un performance es obligatorio. Así como también reforzar el estiramiento antes de realizar una figura que requiera de un split con el fin de para preparar los músculos y asegurarnos de su respuesta a la hora de ejecutar el movimiento. Debemos aprender cómo estirar la parte interior de los muslos, los tendones y las pantorrillas, y la rotación de la cadera, ya que nos ayudará a hacer un split perfecto.

Cuéntanos, has tenido lesiones producto de los splits?

 

Anabelle Moros Rosamilia

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *