Vie. May 20th, 2022

Todas las personas que practicamos pole soñamos con poder hacerlo a diario ¡pues no cabe duda que es adictivo! Pero claro está que es difícil hacer de ese sueño una realidad. Seguramente conoces personas que asisten a su clase de pole dance una vez por semana, aquellos que tienen un régimen de unas dos veces por semana, y otros que entrenan tres, cuatro o hasta más veces por semana. Pero en definitiva, ¿cuántas veces por semana es el número ideal para un entrenamiento óptimo que te permita avanzar en tu desempeño en el pole fitness?

Sin lugar a dudas, como dice el dicho: “la práctica hace al maestro”, y es que en el desarrollo de cualquier deporte es fundamental acostumbrar al cuerpo a realizar la actividad con sesiones regulares y constantes. En el caso específico del pole dance, asistir a clases no sólo permitirá aprender nuevas figuras, secuencias o movimientos, sino que además hará que el cuerpo se mantenga habituado a la disciplina. Cuando vamos seguido a clase trabajamos constantemente estiramiento y elongación y gracias a ello nuestra musculatura se vuelve más y más flexible, y además hacemos ejercicios que desarrollan nuestra fuerza y resistencia en áreas claves para el pole: brazos, abdomen, cadera, piernas, y es gracias a esa práctica asidua que nuestro cuerpo está preparado para trepar a la barra y aprender nuevas figuras.

De lo anterior podemos inferir que a mayor cantidad de clases que se vean a la semana, mejor será nuestro desempeño. Por eso es probable que una persona que vea clase tres o cuatro veces por semana avance mucho más rápido que la que va sólo a una clase semanalmente, pero, como todo en la vida, esto es relativo, y va a depender del ritmo y (muy importante) de la determinación y constancia de cada quien. Si la persona que va a clase una vez por semana entrena el resto de los días por su cuenta para mantener su condición física y ganar más (entrenamiento cardiovascular, pesas, ejercicios funcionales, pilates, yoga, etcétera), practica flexibilidad todos los días en casa, presta atención en clase y aprovecha al máximo las dos horas a la semana que tiene para aprender más movimientos en el tubo, seguramente avanzará al mismo ritmo que la que asiste a clase unas tres o cuatro veces por semana pero que no tiene la misma determinación.

Así que ya lo sabes, el ideal para progresar en ésta y cualquier otra disciplina, más allá del tiempo que le dediques como tal a la asistencia de clases, está en tu determinación y en el trabajo que puedas realizar por tu cuenta para continuar avanzando, pues el cuerpo requiere una preparación muy específica para hacer pole y sólo tú puedes dársela. Los campeones que se preparan para competencias entrenan a diario, pero tú también puedes convertirte en campeón con perseverancia, esfuerzo y trabajo duro. Si tu horario únicamente te permite asistir a tu academia un par de horas a la semana ¡no te desanimes! Ve con todo el entusiasmo y aprovecha al máximo tu clase, y de igual manera si puedes ir más veces a la semana, sácale todo el provecho posible, y muy pronto verás resultados y progresos a pasos agigantados.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *